Productos Ecológicos ¿nueva moda o cambio de mentalidad?

Hace algún tiempo los consumidores que apostaban por los productos ecológicos se consideraban una minoría. Sin embrago, en los últimos años estamos siendo testigos del importante incremento que está registrando el consumo de los productos ecológicos, biológicos y orgánicos.

Existe una tendencia cada vez más consolidada hacia una vida saludable, a lo que hay que sumar un aumento de la conciencia ecológica que ha ido calando con fuerza en los consumidores. Como consecuencia, la demanda de estos productos ecológicos es cada vez mayor y nos encontramos con un mercado en pleno auge.

Revolución en los hábitos de consumo

Estos cambios en los hábitos de consumo se deben sobre todo a la preocupación creciente por el medio ambiente y la sostenibilidad, lo que provoca que queramos que los productos que consumimos tengan el menor impacto posible en la naturaleza.

Este cambio de mentalidad también va asociado a que cada vez estamos más informados sobre los productos que consumimos. Revisamos las etiquetas más cuidadosamente y nos preocupamos por los ingredientes que contienen y la forma en se obtienen.

Otro aspecto a tener en cuenta es que nos estamos familiarizando con los nuevos conceptos ecológicos que van surgiendo. Estas nuevas palabras a las que antes no prestábamos demasiada atención ya empiezan a formar parte de nuestro vocabulario diario. Encontramos por ejemplo, sin parabenos ni siliconas, packaging sostenible, certificados ecológicos…

Podemos afirmar casi con total seguridad que el mundo de la moda, la alimentación y la belleza se encuentran inmersos en una auténtica revolución en la que los productos ecológicos son los nuevos protagonistas. Cada vez hay más personas que se apuntan al estilo de vida ecológico, sostenible y saludable. Esto ha provocado el aumento de la demanda y el consumo de estos productos en los diferentes sectores en los que lo bio está presente.

Nueva tendencia, la cosmética natural certificada

La comida «healthy» ha sido la primera en abrirse paso a lo ecológico. Pero esta tendencia no está presente únicamente en el sector de la alimentación, sino que ha irrumpido también con fuerza en la cosmética y los productos para el cuidado corporal.

Esta nueva forma de cuidarnos cuenta cada vez con más seguidores. A la hora de comprar somos más exigentes con los ingredientes que utilizamos para el cuidado de nuestra piel. También buscamos cosméticos respetuosos con el cuerpo y que sean de producción sostenible y de cultivo ecológico. En la mayoría de los casos queremos más transparencia en las formulaciones y que los ingredientes sean 100% naturales.

La cosmética natural certificada es la tendencia «beauty» del momento. Un claro ejemplo de esta nueva demanda de lo bio por parte de los consumidores es el lanzamiento de productos que cuentan con certificaciones y sellos de calidad que aseguran que la composición de los productos es natural y ecológica.

Es el caso de la nueva línea de Cosmética Natural Certificada Labnatur Bio. Desarrollada por Laboratorio SyS tendrá productos para cuidar, limpiar e hidratar nuestra piel y cabello a base de ingredientes naturales. Certificada con el sello BioVidaSana, cumple con todos los requisitos de la cosmética natural y ecológica.

Nueva línea de Cosmética Natural Certificada de Laboratorio SyS

¿Cómo será el futuro?

Todo apunta a que la tendencia bio y el aumento del consumo de los productos ecológicos es más que una moda pasajera, es una realidad que ha llegado para quedarse. En la actualidad es una filosofía de vida cada vez más consolidada en un mercado al alza. Un compromiso por cuidar nuestra salud y por ser respetuosos con el medio ambiente.

Esta nueva mentalidad del consumidor a la hora de hacer la compra responde a la necesidad de aunar calidad, salud, bienestar y responsabilidad social. Y por ello casi con total seguridad, podemos afirmar que durante los próximos años seremos testigos del constante crecimiento del sector ecológico y bio.

¿Qué certificaciones garantizan el packaging sostenible?

Existe una tendencia que lleva a los consumidores a darle cada vez más importancia al consumo responsable, sostenible y al efecto que todo lo que consumimos tiene en el medio ambiente y en nuestro entorno.

Los consumidores hoy en día tenemos más concienciación social y estamos preocupados por el cuidado del medio ambiente y el uso que se hace de los recursos naturales. Es por eso, que a la hora de realizar nuestras compras prestamos más atención a una serie de factores relacionados directamente con la sostenibilidad.

Por ejemplo, la procedencia de los productos que adquirimos, los materiales, los envases que contienen, los procesos que intervienen en su elaboración y el tratamiento de los mismos. Esto se traduce en que cada vez los clientes somos mas exigentes y demandamos a las empresas que sean sostenibles.

¿Cómo podemos garantizar estos aspectos?

Existen certificaciones que aseguran a los consumidores que estamos comprando productos cuya composición y elaboración es respetuosa con el medio ambiente y que exige la norma por la cual se certifica.

En la actualidad, contamos con numerosas certificaciones ecológicas, pero nos vamos a fijar en las Certificaciones Forestales. Estas certificaciones destacan porque garantizan el origen sostenible de los envases de cartón y madera, así como la gestión responsable de la cadena de suministro.

¿Qué son las Certificaciones Forestales y para qué sirven?

Estas certificaciones aseguran al consumidor que la madera o cualquier otro producto forestal utilizado por la industria provienen de un bosque gestionado de manera responsable y sostenible. De este modo garantizan la correcta gestión de los recursos naturales.

Es un procedimiento necesario para poder asegurar el uso de materias primas legales y sostenibles. Además, nos permite diferenciar los productos forestales manejados responsablemente frente a otros procedentes de talas ilegales, insostenibles e irresponsables.

Certificaciones FSC y PEFC

Certificaciones FSC y PEFC

Los dos principales sistemas de Certificación Forestal son Forest Stewardship Council (FSC) o Consejo de Administración Forestal y el Programme for the Endorsement of Forest Certificacion Schemes (PEFC) o Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal.

Cada certificación cuenta con sus propias características:

Certificado FSC

Se trata de una organización independiente, internacional y sin ánimo de lucro. Su objetivo es promover una gestión forestal ambientalmente responsable, socialmente beneficiosa y económicamente viable en los bosques de todo el mundo. Esto lo consiguen a través de sistemas de certificación forestal y de etiquetado del producto.

El logotipo FSC garantiza al consumidor final que el papel ha sido producido de manera sostenible y que, con su compra, contribuye a la conservación de los bosques.

Certificado PEFC

Es una entidad internacional sin ánimo de lucro y abierta a la participación de todos. Promueve la gestión sostenible de los bosques para conseguir un equilibrio social, económico y medioambiental de los mismos.

De este modo, ofrece la seguridad a los consumidores de que los productos forestales que utilizan proceden de bosques gestionados sosteniblemente. PEFC distingue con su sello a los productos procedentes de bosques certificados y que han estado sometidos a estrictos controles en su proceso de producción, a través de la cadena de custodia PEFC.

Envases de Laboratorio SyS con la certificación PEFC

Nuestro compromiso

Tras conocer el trabajo que hacen estas certificadoras por la conservación de las masas forestales y los procesos de producción, en Laboratorio SyS estamos elaborando todos nuestros «packaging» siguiendo esta filosofía.

Nuestra empresa tiene un compromiso permanente con el medio ambiente, la conservación y el cuidado de nuestros bosques y el respeto por la naturaleza.

Por este motivo, estamos desarrollando nuestros envases de cosmética natural y aromas conforme a la certificación forestal PEFC. Ya que garantiza y promueve la gestión sostenible de los bosques de donde se obtiene la madera.

Además y siguiendo con esta filosofía ecológica, podemos afirmar que todos nuestros productos cosméticos son Cruelty Free, lo que quiere decir que no están testados en animales ni contienen ingredientes de origen animal.

De esta manera queremos contribuir en la medida de lo posible, a proteger los ecosistemas forestales y a reducir el impacto negativo que pueda tener en el medio ambiente.